Comillas, Cantabria
1990
capricho gaudi
El Capricho, joya de la primera etapa creativa de Gaudí, fue restaurado siguiendo fielmente el proyecto original del gran arquitecto catalán.

De las diferentes construcciones del gran arquitecto catalán Antoni Gaudí fuera de Cataluña, el Capricho es la más genuina. El edificio fue construido entre 1883 y 1885 como mansión de un acaudalado burgués, que concedió al artista tarraconense completa libertad creativa. El trencadís, típico azulejo empleado por Gaudí en algunas de sus obras más conocidas como el parque Güell o la casa Batlló, es el revestimiento elegido para las paredes del cuerpo del edificio y la torre de resonancias orientales. La compra de la vivienda por su segundo propietario condujo a la demolición del invernadero en 1915 y su sustitución por un pabellón adosado habilitado como dormitorio. Finalmente, su catalogación en 1969 como monumento histórico- artístico dotó al Capricho de protección administrativa ante nuevas posibles intervenciones. Su tercer propietario, que optó por reconvertirlo en restaurante, mostró un exquisito respeto por la conservación y recuperación del inmueble. Así, el pabellón fue suprimido y reconstruido el invernadero a partir de su trazado y pavimentación originales. Del mismo modo, todos aquellos elementos que alteraban la idea original de Gaudí fueron removidos, así como fueron repuestos todos los detalles dañados en cubiertas y fachadas.

 


Motivo del galardón: Por la excelente restauración de esta obra maestra de Antonio Gaudí y por las innovaciones adoptadas para facilitar su visita.


Tipología: Patrimonio civil (edificios singulares)


Datación: 1885


Propietario: El Capricho de Gaudí, S.A


Solicitante: El Capricho de Gaudí, S.A


Promotor: Privado (entidad)


Técnico/Empresa constructora: Luis Castillo Arenal. Grupo Puentes


Uso actual: Cultural


Uso anterior: Abandono


Mapa