2008
escuela adopta un monumento
Para conmemorar el quinto aniversario de la inclusión de Tarragona en el listado de la Unesco, el Ayuntamiento y los servicios educativos territoriales decidieron promover un proyecto que, dado su éxito, ha sido adoptado por otras comunidades.

El programa escolar Adopta un monument, tiene su origen en Tarragona en el marco del quinto aniversario de la declaración del conjunto arquitectónico de la Tarraco romana (Tarragona, Altafulla, Constantí y Roda de Barà) como patrimonio universal de la Unesco. El programa es parte de una iniciativa conjunta del Ayuntamiento de Tarragona, a través del Museo de Historia, y de los servicios territoriales de la Generalitat de Catalunya. En la primera fase, desarrollada entre 2005 y 2007, se logró la participación de casi todos los centros públicos y concertados de educación primaria y secundaria de la ciudad, sin olvidar la de los profesores, asociaciones de padres y personal no docente. Cada centro participante ha adoptado un monumento o espacio monumental del patrimonio cultural, histórico, artístico y medioambiental de la ciudad, con el objetivo de promover en los alumnos el sentimiento de apropiación de una cultura y riqueza comunes. Los centros han realizado visitas, actividades y diferentes procesos formativos para materializar este objetivo. La adopción de un monumento es un proyecto que se ha que se ha demostrado muy útil en otros países de Europa, para imbricar a los centros educativos en la valoración y conservación del patrimonio. En España, el proyecto ha sido implementado en Extremadura.

 


Solicitante: Lluis Piñol Masgoret


Promotor: Ayuntamiento de Tarragona y Departamento de Educación de la Generalitat de Cataluña