Zamora, Castilla y León
2008
molinos olivares
La intervención en las aceñas de Olivares no sólo ha evitado su destrucción definitiva, sino que ha devuelto a la ciudad de Zamora una parte fundamental de su rica historia.

Los molinos de agua, también conocidos con el término aceña, del árabe as-saniya o molino harinero de agua, son la primera y más antigua industria de Zamora. De existencia probada desde el siglo X, estos ingenios utilizaban la fuerza de la corriente para mover muelas de piedra y moler el grano. Dado su deplorable estado de conservación, el ayuntamiento de la ciudad apostó por su recuperación, iniciándose unos trabajos muy complejos que habrían de realizarse entre 1999 y 2004. El objetivo ha sido, amén de la restauración de los molinos, la creación de un Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua. Inauguradas finalmente en julio de 2008 tras una exhaustiva restauración, cuyos primeros trabajos estuvieron a cargo de la Escuela Taller de Rehabilitación, las nuevas aceñas han servido para revitalizar la relación de los habitantes de Zamora con el río Duero. La restauración no sólo ha supuesto la recuperación arquitectónica de las tres aceñas, sino la restauración de su maquinaría, incorporándose un molino de harina, un batán y un martillo pilón.

 


Motivo del galardón: Por la restauración de las Aceñas de Olivares, que ha permitido recuperar uno de los conjuntos más antiguos y característicos de la arquitectura del agua en la ciudad de Zamora.


Tipología: Patrimonio industrial


Datación: Siglo X – XIX


Propietario: Ayuntamiento de Zamora


Solicitante: Francisco Somoza Rodríguez-Escudero


Promotor: Ayuntamiento de Zamora


Técnico/Empresa constructora: Francisco Somoza y Pedro Lucas del Teso. REARASA


Uso actual: Cultural


Uso anterior: Abandono


Mapa