Lanzarote, Islas Canarias
1985
lanzarote
No hay en España ningún lugar cuya rehabilitación cultural y turística esté tan ligada a un nombre propio como Lanzarote.

Con el premio Europa Nostra a las distintas intervenciones en Lanzarote, se reconoce el trabajo de toda una vida del artista canario César Manrique (1920 – 1992). No hay en España ningún lugar cuya rehabilitación cultural y turística esté tan ligada a un nombre propio como esta isla. Desde su regreso en 1966, después de trabajar en Madrid y Nueva York, Manrique dedicó todos sus esfuerzos en dar a conocer la belleza volcánica de su lugar natal, al tiempo que recuperaba su arquitectura vernácula, restauraba palacios y ermitas y concienciaba a la población de la necesidad de proteger su legado cultural. Como primera intervención, Manrique diseñó su vivienda, hoy fundación cultural que lleva su nombre, sobre cinco cuevas volcánicas. La integración en el paisaje volcánico es el nexo de las actuaciones más importantes de Manrique. Así, el Mirador del Río es un observatorio excavado sobre un acantilado a cuatrocientos metros de altura, el restaurante el Diablo corona una de las cimas volcánicas del Parque Natural de Timanfaya, y los Jameos del agua son lagunas subterráneas de origen volcánico preparadas para las visitas turísticas.

 


Motivo del galardón: Por haber constituido a Lanzarote en lo que los urbanistas internacionales han considerado como “la isla utópica”.


Tipología: Patrimonio civil (arquitectura vernácula, edificios singulares).


Datación: Siglo XX


Propietario: Varios


Solicitante: César Manrique


Promotor: Privado (personal


Técnico/Empresa constructora: César Manrique


Uso actual: Cultural, varios


Uso anterior: Residencial, varios


Mapa