2009
amador valdes lopez
El edificio más emblemático restaurado por Valdés López, la Casa del Temple de Toledo, ya obtuvo un premio Europa Nostra en 1998.

Amador Valdés López ha dedicado buena parte de su vida a la recuperación del patrimonio. Treinta años de rehabilitación de edificios históricos, una decena de los cuales se encuentran en Toledo, avalan la trayectoria de uno de los particulares que más han trabajado por la conservación de la arquitectura artística. Valdés López, propietario de la Casa del Temple, cuya restauración obtuvo un  premio Europa Nostra en 1998, ha contribuido también a revalorizar edificios como la Casa del Arco en la plaza del Seco y otros inmuebles en el callejón de los Muertos y en las calles de San Bartolomé y Locum. Con este trabajo ha conseguido recatar una parte significativa de la Toledo medieval, adecuando los inmuebles recuperados a los nuevos usos del siglo XXI. Fuera de Toledo, ha restaurado edificios en Andalucía, las dos Castillas y Navarra.

 


Motivo del galardón: Por su labor restauradora de edificios históricos durante más de 25 años, fundamentalmente en el contexto de una ciudad monumental como Toledo, y por su contribución al turismo de esta ciudad.